jueves, 18 de febrero de 2010

Mi primera vez.

Era el día de ayer cuando por primera vez vi cine en blanco y negro. Tenía una gran curiosidad por saber que se sentía. Fue en el décimo piso del teatro San Martín. Era una atmósfera diferente, cargada de expectativas y sin las frivolidades publicitarias del cine hollywoodense. No había pochoclos ni gaseosas. El fin era poder disfrutar de la película sin los aditamentos costumbristas del cine neooccidental.

Habré entrado a la sala alrededor de las 19:00, elegí un asiento en la fila del medio, y me dispuse a leer “La Patagonia Rebelde”. Ya subiendo las escaleras recibí una apreciación de una jovencita muy amable, acompañada de un joven de barba prominente, en referencia al libro que llevaba en mis manos; me recomendó viese la película del libro, que también pasarían en el festival Bernilare.

La función comenzaría a las 19:30. Mientras tanto yo leía los crímenes del comisario Félix Valenciano quien extorsionaba a los obreros con su famosa lista negra que había heredado del Teniente Coronel Varela. Una dama de vestido floreado se sienta a mi lado y yo cambio de posición en clara reacción por intimidación. Las luces se apagan y un ojo expeditivo psicótico aparece en la pantalla. La película había comenzado. Todas las especulaciones que pude haber hecho comenzaron a caer mientras la realidad tomaba forma a través de lo que mis sentidos captaban.

Fue excelente, actores cargados de misticismo de época alumbraban la pantalla. Ella, Carol, una jovencita extrañamente afectada psicológicamente, padece una psicosis partiendo de una histeria que hunde su raíz vaya saber en que trauma que no se devela. Tiene una repulsión hacia todo lo relacionado al sexo opuesto. Lo demuestra con el novio de su hermana y a la postre con su pretendiente y el casero. Existen miles de signos y metáforas por analizar pero que aún no me atrevo por mi actualmente temprana incursión en el cine. Lo cierto, es que este cine es distinto, este cine, talvez, sea cine.

4 comentarios:

  1. Una primera vez Inolvidable entonces?.
    Allá vamos por bodas de sangre, Juancito

    ResponderEliminar
  2. !Qué buen comienzo Juan!! Encantadora escritura la tuya.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails